Binner visitó el barco insignia de Greenpeace y ratificó su compromiso con el medioambiente

El presidente del Partido Socialista (PS) y principal referente del Frente Amplio Progresista (FAP), Hermes Binner, visitó este jueves el barco insignia de Greenpeace, “Rainbow Warrior”, que se encuentra en Argentina para la celebración de los 25 años de la organización ambientalista en el país. Durante la recorrida, el ex candidato presidencial, que estuvo acompañado por el diputado socialista Roy Cortina, fue recibido por el director ejecutivo, Martín Prieto, y la directora política María Eugenia Testa.

Durante la reunión, Binner reconoció el trabajo de la organización, en particular en la Argentina durante estos 25 años, “sobre todo porque se hace imperiosa la necesidad de actuar ante el avance de la actividad del hombre que va modificando el medioambiente”. En este sentido, mostró su preocupación por la situación medioambiental en el país y la región, y enfatizó la necesidad de establecer “políticas públicas destinadas a garantizar la sustentabilidad del medio ambiente”. En tal sentido, se hizo eco del reclamo verde planteado tanto por Greenpeace como por vastos sectores de la ciudadanía.

Greenpeace

Los directivos de Greenpeace expresaron su preocupación por el incumplimiento del Estado Argentino tanto de la Ley de Bosques así como de la Ley de Glaciares. Asimismo, hicieron ver sus inquietudes en torno a las fumigaciones aéreas y a la utilización de glifosato. Alrededor de esta última cuestión, el Binner expresó la voluntad política que en Santa Fe mostró su gobierno, a la vez que lamentó las trabas que la oposición planteó a la misma en el ámbito legislativo.

Durante la conversación fue abordado, también, el problema del modelo económico argentino, vinculando a este a la cuestión ambiental. Los miembros de Greenpeace plantearon su preocupación por el actual modelo de extractivismo económico vigente en la Argentina. En consonancia con la posición de la ONG, el dirigente socialista expresó la necesidad de “avanzar en un modelo económico de corte industrial que genere empleo y garantice la sustentabilidad ambiental”.

A su vez, y en relación a la temática de los glaciares, Binner sostuvo que las principales inquietudes del PS y del FAP radican en la necesidad de conservar el agua, “un recurso no renovable e indispensable para la vida de la especie humana”.

Finalmente, los miembros de Greenpeace valoraron el trabajo realizado en relación al programa de Basura Cero en Rosario, ciudad que ha avanzado paulatinamente en la materia.

¿Qué va a hacer Donald Trump como presidente?

Primeros 100 días:
Comenzar el proceso de “retirar a más de dos millones de inmigrantes criminales e ilegales”
Negar la entrada sin visa a los viajeros de países que se nieguen a readmitir a sus ciudadanos
Revocar cada una de las órdenes ejecutivas de Barack Obama
Imponer restricciones a funcionarios de la Casa Blanca que han pasado a formar parte de grupos de presión
Establecer límites a los períodos de los miembros del Congreso
Cancelar todos los pagos a los programas de cambio climático de la ONU
Usar ese dinero para reparar la infraestructura de Estados Unidos
Clasificar a China como manipulador de divisas
También prometió construir un muro en la frontera sur con México, que sería pagada por México. Trump aseguró a sus simpatizantes que esto ocurrirá, pero no está claro cuándo o cómo.

Otra prioridad de Trump es la renegociación de los acuerdos comerciales, como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con Canadá y México.

Trump presidente: la victoria de un enemigo de México dispara la incertidumbre
Afirmó que estos acuerdos son responsables de enviar al extranjero los empleos de los estadounidenses.

Trump también prometió forjar una relación más cercana con el presidente ruso Vladimir Putin, a quien ha elogiado como un “líder fuerte”.

Y ha prometido deshacer el acuerdo nuclear con Irán, aunque no es claro qué ta pronto podrá salir de ese tratado que involucra a seis potencias mundiales y 12 años de planeamiento.

¿Tendrá éxito?

El presidente Trump no sólo asumirá el poder con una Cámara de Representantes y Senado controlados por los republicanos, un lujo que su predecesor Barack Obama sólo pudo tener dos años, sino que también podrá llenar una vacante en la Corte Suprema.Image caption Trump asume su cargo con un Congreso dominado en ambas cámaras por los republicanos.

Con los poderes que le otorga su cargo podrá revocar todas las órdenes ejecutivas de Obama.

El plan de Obama de evitar la deportación de cinco millones de indocumentados fue suspendido por un dictamen en Texas y sigue estando congelado después de estancarse en la Corte Suprema.

El terremoto que significa para América Latina el triunfo de Donald Trump
Esa fue una de las órdenes ejecutivas más controvertidas del presidente y tiene pocas posibilidades de avanzar bajo la presidencia de Trump.

De igual forma, la medida de Obama para que todos los vendedores de armas tengan una licencia y se sometan a revisiones de antecedentes, que revoca las actuales exenciones que tienen algunos vendedores de internet y exposiciones, podrá ser revertida.

5 razones que explican la (quizá no tan) sorprendente victoria de Trump sobre Clinton
Muchos republicanos, sin embargo, se han rehusado a apoyar a Trump. Y aunque su partido está en la posición más fuerte que ha tenido en más de una década, el magnate asume el liderazgo de un partido en rebelión.

Y esto sin considerar la resistencia que encontrará en las filas demócratas.

También entrará a la Casa Blanca como uno de los candidatos presidenciales más impopulares de la historia reciente, después de sus controvertidas declaraciones sobre las mujeres y los hispanos, entre otros.

¿Habrá áreas donde se llegue a un acuerdo?

Un asunto que podría tener un raro consenso son las mejoras en la infraestructura del país.

Sobre esto, tanto Clinton como Trump prometieron invertir miles de millones de dólares en las viejas carreteras, puentes y aeropuertos del país.

Pero los republicanos desean reducir el gasto para pagar por ello y quizás se presenten diferencias sobre qué tan grandes deben ser las reparaciones.